Atención

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

UNA Atención es un fenómeno necesario para que se produzca el aprendizaje, durante el cual la inteligencia elige y resalta determinadas incitaciones y produce una conexión entre ellas. El ser humano es bombardeado todo el tiempo por estímulos, provenientes de los más variados orígenes.

Pero el hombre solo puede responder a una parte de ellos, ya que sería imposible reaccionar a su totalidad. Es un mecanismo muy significativo en algunos campos específicos, como la pedagogía. En las escuelas, el alumno está obligado a centrar su atención en las materias transmitidas por los profesores; para hacerlo, debe borrar otras imágenes, sonidos o cualquier otro incentivo.

La atención, sin embargo, no está ligada únicamente al enfoque en un único estímulo, cuando se dice que está concentrado; el sujeto también puede desglosarlo, en los casos en que elige y activa varios incentivos externos al mismo tiempo, como en los momentos en los que se navega por la computadora y al mismo tiempo contesta el celular.

Para ser consciente de algo es necesario obedecer tres requisitos fundamentales. A nivel fisiológico, la atención está sujeta al buen estado del sistema neurológico y al contexto en el que se encuentra inmersa la persona. En la esfera motivacional, todo se desarrolla a medida que el estímulo se manifiesta y atrae al individuo.

En el campo de la concentración, el fenómeno está sujeto al nivel de apelación y ejecución del estímulo, y es capaz de conducir a un enfoque más perfecto sobre el origen de esta incitación. De hecho, este origen puede ser visual, sonoro y sinestésico.

Cabe destacar que la atención siempre está relacionada con el grado de conciencia del sujeto. Por esta razón, no se debe creer que sea una práctica mental independiente. En el caso de una persona, por ejemplo, con una alteración de su esfera consciente, suele mostrar cambios en su grado de atención y manifiesta una amplificación de la atención pasiva, revelando ser hipervigilante. Sin embargo, cuando el sujeto está adormecido, se considera hipovigilante, como cuando alguien está deprimido.

Para tener una idea de la importancia de la atención, imagínese lo que haría cualquier psique sin su expresión; se revelaría como un ensueño impreciso, extendido y constante. Al enfocar la atención en algo, el individuo selecciona un tema en su conciencia y lo resalta, preservándolo severamente resaltado, sin ser afectado por esferas externas a su nivel mental consciente. Aparte de este cuidado, tiene el poder de cambiar sus elecciones temáticas a voluntad.

Fuentes:
http://pt.wikipedia.org/wiki/Aten%C3%A7%C3%A3o
http://www.ccs.ufsc.br/psiquiatria/981-01.html