Autoestima

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Autoestima es un concepto importante en psicología, sobre el que no hay consenso teórico.

Una posible definición del término es la asociada a aspectos evaluativos que un sujeto elabora sobre él, consistente en el resultado del valor que atribuye a los elementos afectivos y sociales de la representación que tiene sobre sí mismo.

Así, está en asociación con la autoimagen (la manera en que el individuo se ve a sí mismo) y las actuaciones logradas, teniendo influencias de las introyecciones de experiencias de valoración realizadas por terceros para el sujeto. Así, se revela en eventos sociales, emocionales y psicosomáticos. Además, al igual que la psique, está en dinamismo, estando, por tanto, siempre en proceso de revisión, adaptación y construcción.

La importancia de la autoestima contempla el constructo de personalidad de la persona y su interacción con el mundo, componiendo su forma de ser y sus ideas sobre sí misma y los demás. Por tanto, aunque no es su regulador, se presenta como un criterio sensible para detectar el sufrimiento y realizar su interpretación narrativa.

Psicoanálisis

El psicoanálisis es un método de investigación y clínica creado por Sigmund Freud.

El autor describe que “la autoestima expresa el tamaño del ego […] Todo lo que tiene o hace el sujeto […] te ayuda a aumentar tu autoestima ”(p.115). Además, afirma que está relacionado con el sentimiento de amor: el deseo y la privación tienden a disminuirlo, mientras que las correspondencias y satisfacciones lo aumentan.

Otro aporte del médico es la descripción del sentimiento de sí mismo, este covariante con el tipo de ideal construido por el individuo – los excepcionalmente altos lo hacen deficiente en relación con ellos, sin embargo pueden resultar en compromiso; la expectativa reducida de uno mismo no requiere acción, aunque hace de cada logro una fuente de satisfacción. Está claro, por tanto, que el concepto está relacionado con la función deseante: el paso al deseo precariza el sentimiento de sí mismo, deteniendo incluso la persistencia cuando su importancia es excesiva. Como consecuencia, optar por el lado del yo frente al deseo de hacer al sujeto más vulnerable a la depresión (posición retrógrada), una forma de sufrimiento caracterizada por la pérdida de la relación con el placer y juicios, valoraciones y medidas de posturas auto-narcisistas.

Así, también es evidente la relación con el narcisismo, que está formado por el conjunto de imágenes que existen alrededor de una carencia. Así, didácticamente, la autoestima se divide en tres partes: la primera, referida al residuo del narcisismo infantil, que perdurará hasta el enfrentamiento con las ideas de creencias, valores y comportamientos; el segundo, derivado de la omnipotencia corroborada por la experiencia, en la realización del ideal del yo; y el tercero, derivado de la satisfacción de la libido objetal.

Sentimiento de inferioridad

Freud asumió el persistente sentimiento de inferioridad en relación con los demás como un síntoma narcisista, una dificultad relacionada con el carácter en el sentido clínico. Esto puede estar relacionado con un complejo, situación particular en la que determinadas imágenes tienen un gran poder de atracción y asociación, implicando la forma en que cada uno se coloca en el vínculo social y comprende su deseo autorizado por él mismo y por el otro.

El autor describe algunos contextos en los que el sentimiento está presente: la repetición de situaciones en las que el sujeto recrea momentos en los que se sentirá subyugado por otros (en un síntoma neurótico que logra aquello de lo que huye), la idealización excesiva de sí mismo y de los demás y las consecuencias de situaciones traumáticas, desamparo o privación del afecto. En algunas imágenes, sin embargo, la superficie puede ser inferior mientras que lo que hay detrás es superioridad, el narcisismo no corresponde a la realidad.

Referencias bibliográficas:

Freud, S. (1969). Sobre el narcisismo: una introducción. En Freud, S., Obras completas de Sigmund Freud (vol. XIV, págs. 85-89). Río de Janeiro: Imago (Obra original publicada en 1914).

Freud, S. Obras incompletas de S. Freud – Compendio de psicoanálisis. São Paulo: auténtico, 2014