Consejos para desarrollar un buen liderazgo

El líder tiene grandes responsabilidades en sus manos. Tiene el poder de llevar a un equipo a la gloria o la derrota. Sabemos que un líder no es simplemente un jefe. De hecho, la figura del “jefe”, esa persona que solo delega demandas, es un modelo desfasado que el mundo empresarial ya no soporta.

Pero, ¿qué es un buen líder? Una vez en una entrevista, la profesora de Administración de Empresas de la Harvard Business School (HBS) y directora de la Iniciativa de Liderazgo, Linda Hill, contó una historia interesante. En una empresa, había dos gerentes que trabajaban en la misma área y buscaban los mismos resultados. El gerente A era el tipo de líder amigable. Y siempre que les pedía algo a los colaboradores, enfatizaba “hazlo porque somos amigos”. Durante un tiempo, obtuvo buenos resultados. Hasta que llegó el momento de promocionar a uno de tus “amigos” y no tener que darle un bono a otro. La insatisfacción se instaló y se extendió en el equipo, en consecuencia, los resultados cayeron. El gerente B, por otro lado, era un jefe y su equipo era solo un “ejecutor”. Estaba centralizando y la gente tenía que hacer las tareas que él ordenaba, ya que él era el jefe, por lo que el único que sabía lo que debía hacerse. Los buenos resultados llegaron al principio, hasta que la gente se desanimó por su postura, ya no querían estar en su equipo y empezaron a irse.

Empezar a tener

Destacados

¡Te lo mereces!

Complete los campos a continuación para recibir el libro electrónico.








Ninguno de los modelos anteriores, que se oponen, sirve como ejemplo de liderazgo eficaz. El jefe agota todo el potencial del grupo. Centraliza todo y toma decisiones sin comentarios del equipo. En otras palabras, los empleados son solo ejecutores y nada más. Quienes tratan el liderazgo solo como una relación amistosa decepcionan a las personas, generan el sentimiento de envidia, en consecuencia, el equipo se ve socavado por la insatisfacción. Un buen líder aporta seguridad al grupo. Los empleados confían en él y saben que obtendrán buenos resultados.

Hoy, las empresas necesitan líderes capaces de preparar el escenario para que los equipos se desarrollen y produzcan con el máximo potencial. A continuación, algunos consejos para construir un liderazgo basado en resultados, pero especialmente en el desarrollo y evolución de los seguidores:

¡La felicidad es esencial para un buen liderazgo!
Haga clic aquí, haga nuestro “TEST” y descubra lo feliz que está!

– Acérquese a sus empleados: mantenga una relación cercana con su equipo. Haz que el ambiente sea más informal. Esto aporta ligereza y alivia las presiones diarias.

-Flexibilidad: Todo buen líder debe saber ser flexible cuando sea necesario. Tomemos el ejemplo de un avión que, para soportar turbulencias y cambios bruscos, necesita alas flexibles para no romperse.

-Ser asertivo: sepa comunicar lo que quiere de forma clara. Esto es necesario para que no se produzcan malentendidos debido a un fallo de comunicación.

-Escucha: su equipo no es solo un “ejecutor”. Es importante conocer la opinión de sus empleados sobre sus actividades.

-Manejar: señale el camino y lleve a su equipo a la victoria. ¡Con cada nuevo logro se renovará la confianza que depositan en ti!

Además de estos consejos, el Coaching también puede contribuir a un buen liderazgo: mejorar las habilidades, ayudar en la gestión, motivación y desarrollo de un equipo. A través de la cultura del Coaching en el mercado corporativo, se maximizarán los resultados y se podrán alcanzar plenamente las expectativas personales y profesionales.

* Este contenido no es una fuente para medios de comunicación o artículos de prensa, para uso o referencia, contáctenos.

Deje su comentario