Contexto

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

CONTEXTO

Para entender un texto, es necesario saber cuándo se produjo y a qué situación externa se refiere ese texto directa o indirectamente. A esto se le llama contexto. Según Oswald Ducrot, lingüista que trabaja en el campo de la Semántica, hablar del significado de un enunciado, fuera de las posibles circunstancias de sus ocurrencias, es decir, fuera del contexto y situación, equivale a abandonar el terreno de la experiencia y la prueba, para construir una hipótesis que necesita demostración.

Tomando como definición de texto a Costa Val (1999: 3), para quien “el texto es una ocurrencia lingüística, hablada o escrita, de cualquier extensión, dotada de unidades sociocomunicativas semánticas y formales”, ejemplificaremos, en una oración, la ese sería el contexto. Observe la siguiente declaración:

1. “¡Qué hermoso día!”

Sin considerar el contexto, el significado de esta oración no se puede explicar. Uno podría imaginar que podría referirse a un día agradable, que la rutina fluye sin problemas, o podría haberlo dicho alguien que ganó la lotería. No se sabe a qué contexto se refiere, si a un día soleado después de un período lluvioso o si es un día lluvioso después de meses de sol abrasador. Como no se presentó la situación en la que se hizo esta declaración, hay varias posibilidades de significado en esta oración.

Ahora observe la siguiente situación: Marcos se despertó tarde para ir al trabajo, tomó un autobús lleno de gente que se rompió durante el viaje. Tomó un taxi para no llegar tan tarde, pero tuvo que bajar tres cuadras del edificio donde trabajaba, porque, como llovía mucho, un árbol caído en la carretera impedía el paso de vehículos. Llegó tarde al trabajo una hora y media. Sin aliento y nervioso, grita:

2. “¡Qué hermoso día!”

En esta circunstancia, esta misma ocurrencia equivale a:

“¡Qué día tan horrible!”

Mientras que en el primer enunciado hay multiplicidad de significados, el segundo no está abierto a otras interpretaciones, ya que el contexto, la situación en la que se hizo el enunciado delimita el significado del enunciado (la frase en su uso concreto de comunicación).

El contexto situacional está formado por información que se encuentra fuera del texto, ya sea histórica, geográfica, sociológica, literaria. Es fundamental para una lectura más eficaz, acercando al interlocutor / lector al significado que el hablante / escritor quería dar al texto.

Fuentes

COSTA VAL, Maria das Graças. Escritura y Textualidad. 2ª ed. São Paulo, Martins Fontes, 1999, pág. 3.

Lopes, Edward. Fundamentos de la lingüística contemporánea. São Paulo, Cultrix, 1999, pág. 283-286.