Criminología

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Criminología es el nombre que se le da a una rama del conocimiento, de carácter empírico (es decir, construido a partir de percepciones y vivencias) que se centra en la acción delictiva, en su autor, en la víctima respectiva y en las posibles formas de combatir el referido acto delictivo. Tiene una característica interdisciplinar (se comunica con otras áreas de estudio para formar la estructura de su asignatura). Por tanto, gran parte de su contenido se toma prestado de diferentes ramas, a saber, biología, psicopatología, sociología, política, entre otras.

Su origen se remonta al siglo XVIII, con el advenimiento de lo que convencionalmente se denominó “Escuela Clásica” de criminología, a través de la obra de Cesare Beccaria (Dei Delitti y delle Pene) y otros filósofos, inspirados en la doctrina de Rousseau, principalmente, afirmaron que el origen del crimen está en la sociedad y sus valores y desviaciones.

Más adelante, en el área de la criminología, aparecería la segunda línea de pensamiento de esta ciencia, conocida como la “Escuela Positivista”, destacando la corriente italiana, en gran parte debido a los conocidos estudios del italiano Cesare Lombroso (nacido Ezechia Marco Lombroso), médico, científico , cirujano y fundador de la Escuela Italiana de Criminología Positivista. En la raíz de su pensamiento se encuentran conceptos tomados de la psiquiatría (entonces nueva en ese momento), el darwinismo social y la eugenia. En resumen, se trataba de eliminar el gen criminal, y luego la sociedad del crimen se liberaría, en un simple vínculo entre causa y efecto: eliminando la causa (la especie propensa al crimen), el fenómeno (el crimen).

El hito de la criminología positivista es “L´uomo Deliquente”, de 1876, de Lombroso, destacando la figura del delincuente nato, enfatizando la condición criminal del criminal, a quien inmediatamente se identifica por defectos o deficiencias físicas.

Aportando un punto de vista diferente a las dos corrientes conflictivas de la criminología, tenemos el surgimiento de una tercera escuela en el área criminológica, la llamada “Escuela Sociológica”, que surgió a fines del siglo XIX. En él, se hizo hincapié en las condiciones sociales del criminal, crucial para su educación. Factores como la vida en guetos, verdaderos generadores de subculturas ajenas a los valores de la sociedad formal, o bien, el bajo nivel educativo, o las precarias condiciones económicas, e incluso el alto consumo de alcohol, fueron la mecha ideal para modelar al criminal.

Actualmente, las discusiones sobre criminología flotan bajo las condiciones biopsicosociales del criminal, involucrando a algunas de las tres escuelas. En esta fase, la criminología se acerca a la endocrinología, asociando la producción de la hormona testosterona con la conducta agresiva, combinándola con trastornos de la violencia urbana, así como con dificultades sociales y económicas.

Bibliografía:
http://gballone.sites.uol.com.br/forense/criminologia.html – Página Psiquiatria Geral – Criminologia
http://jusvi.com/artigos/40069 – Página de Jus Vigilantibus – Breve informe sobre la historia de la Criminología