La dieta hiperproteica es parte del grupo de dieta baja en carbohidratos de los planes de alimentación, es decir, reduce los carbohidratos del menú y ayuda a acelerar el proceso de pérdida de peso.

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

La dieta hiperproteica es un patrón alimenticio que incluye proteínas y grasas. Su diferencial es el hecho de que se convierte en una dieta más sabrosa por el sabor de la grasa

Todavía no hay estudios a largo plazo sobre el uso regular de este plan de alimentación. Por lo tanto, no se puede decir con certeza cuáles son sus efectos, pero debido a que es una dieta rica en proteínas y lípidos, algunas personas no deben seguirla, como las que tienen enfermedades renales, problemas cardiovasculares, hipertensión o colesterol alto.

Entonces vale la pena consultar a un endocrinólogo y comprobar si se puede seguir esta dieta que puede ser, sí, un gran aliado de los que quieren eliminar algunos kilos.

Aléjate de los carbohidratos

En la dieta hiperproteica, los carbohidratos son considerados villanos. Así que se mantienen fuera de la rutina dietética.

Esto se debe a que los carbohidratos, presentes en alimentos como la pasta, el pan y el arroz, son transformados rápidamente en azúcar por el cuerpo.

Por un lado, eso es genial, porque significa que el cuerpo tiene combustible disponible para funcionar. El problema es que todo el exceso de energía que no se utiliza termina almacenándose en forma de grasa.

¿El resultado? Las manos en la balanza terminan subiendo y usted gana peso.

Además, el consumo exagerado de hidratos de carbono, especialmente los simples (harinas refinadas y azúcar, por ejemplo), puede perturbar la sensación de saciedad, haciendo que se coma más.  

Invierta en proteínas y grasas

Sin la presencia de carbohidratos, el cuerpo se ve obligado a utilizar otras reservas como fuente de energía. Así, esas grasas adicionales son finalmente eliminadas por el proceso conocido como cetosis.

Por lo tanto, el principio básico de la dieta hiperproteica es priorizar y aumentar el consumo de carne, leche y derivados y vegetales. Esto también ayuda a asegurar la integridad de sus músculos.

A pesar de estos beneficios, puede ser arriesgado permanecer en la cetosis por períodos muy largos. Además, este plan de alimentación puede causar deficiencias de vitaminas, minerales y fibras. La recomendación, entonces, es tomar un descanso de la dieta hiperproteica después de dos semanas.

Menú sugerido para una dieta hiperproteica

Desayuno

  • Café con leche sin azúcar
  • Huevo con 1 loncha de jamón y 1 loncha de queso
  • 1 tomate en rodajas
  • La leche se puede sustituir por yogur y se pueden utilizar 2 lonchas de otros embutidos para cambiar el jamón y el queso.

Almuerzo

  • 1 plato hondo de verduras crudas y vegetales sazonados con un poco de aceite y una pizca de sal
  • 120 gramos de carne (puede ser de pescado, pollo, res o cerdo) a la parrilla o asada

O

  • 2 huevos cocidos
  • Verduras a la parrilla sin grasa
  • 30 gramos de castañas

Cena

  • Ensalada de lechuga, tomate y rúcula
  • 1 plato de fideos de calabacín con salsa boloñesa