Edad de información

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

A Edad de información comienza en los últimos años del siglo XX. Se parte del principio de sustituir la cultura material por el avance del segmento informativo que proviene de las nuevas tecnologías. Este período de revoluciones en el campo técnico incluye avances en telecomunicaciones, en computación – incluyendo software y hardware – y en microelectrónica. Con la interconexión entre estas herramientas, se han producido avances en campos como el transporte, la producción industrial, la medicina y las fuentes de energía.

Algunos especialistas también integran la ingeniería genética en la era de la información. Esto se debe a que, en la década de 1990, campos como la tecnología de la información, la biología y la electrónica crearon una interlocución entre sus aplicaciones. Además, los genes se consideran códigos de información que ahora se decodifican, manipulan e incluso reprograman.

Esta ampliación de los límites tecnológicos, antes sólo operada por profesionales especializados, se produjo a través de una interfaz sencilla y, así, se ampliaron las posibilidades de acceso. Con un lenguaje común para su propio almacenamiento, recuperación, proceso y transmisión, la Era de la Información concibió un mundo digital que, según los preceptos de la Cuarta Revolución Industrial, se integra cada vez más con lo real debido al avance de la tecnología 5G.

Otro término habitual para referirse a estos avances en el campo tecnológico es Era Digital. Lo virtual, el intercambio diario de millones de datos a través del ciberespacio son los principales elementos de esta revolución. En este sentido, la información tiene la misma importancia que cuáles fueron las fuentes de energía para las revoluciones industriales anteriores. Además de los recursos naturales, las herramientas de la tecnología de la información y, más que eso, los datos de las personas, se disputan a nivel mundial como una forma de poder geopolítico.

El sociólogo español Manuel Castells dice que la Era de la Información es un hecho histórico con la misma importancia que la Revolución Industrial del siglo XVIII, ya que provocó un cambio en campos como la cultura, la sociedad y la economía. En su libro, “La Sociedad en Red”, Castells pone la relevancia de esta nueva era en el campo de la información no solo con un enfoque en el conocimiento de los datos, sino también en la aplicación del know-how que los origina.

Para él, los descubrimientos en el segmento generan un ciclo que se retroalimenta. En este sentido, el usuario de una tecnología primero aprende a través del uso, luego comienza a configurar las redes y descubre nuevas aplicaciones.

Este fenómeno se puede ver en uno de los subproductos notables de la era de la información: las redes sociales. Desde el inicio de su funcionamiento en la primera década del siglo XXI, los usuarios han experimentado un proceso de transformación. Principalmente usuarios, se han convertido en productores y modificadores de contenido a lo largo del tiempo, creando un intercambio de datos constante y masivo entre las redes y las personas.

De esta forma, el individuo también se ha convertido en un producto, es decir, un activo de las empresas que gestionan las redes sociales, dado que sin su interacción, estas empresas simplemente no existen.

Este fenómeno es señalado por algunos expertos. Las críticas se refieren a la intrusión de las grandes empresas del tipo en el ámbito privado de los usuarios. Así, hay una crisis entre el público y el personal y surgen interrogantes sobre los límites entre lo real y lo digital.

Derivado de una investigación que involucró a especialistas en el área, se señaló un paradigma tecnológico en la Era de la Información. Se trata de algunas características problemáticas del funcionamiento entre la tecnología y los individuos. Entre ellos, los más destacables son: la penetrabilidad de los efectos de las nuevas tecnologías, que podrían moldear procesos individuales y colectivos, y lo que concierne a la lógica de las redes, que implica el crecimiento exponencial de la tecnología y un posible panorama de exclusión digital.

Este proceso podría generar contradicciones por interpretaciones del algoritmo combinado con problemas en sociedades en las que el avance tecnológico no va de la mano de la comprensión de los ciudadanos, pero parece frenar el desarrollo en temas de ética.

Fuentes:

CASTELLS, Manuel. La sociedad red. São Paulo: Paz e Terra, 1999.

https://pesquisa-eaesp.fgv.br/publicacoes/pibic/etica-na-era-da-informacao

https://www.senior.com.br/blog/tecnologia-o-uso-de-drones-na-industria-4-0

https://fia.com.br/blog/era-da-informacao/