Editor

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

EL editor de textos tiene la tarea de leer de primera mano los textos de los autores a punto de publicar sus manuscritos, decidiendo si son consistentes con el proyecto editorial de la empresa para la que trabaja, armonizando las intenciones del escritor y del editor, considerando las estrategias de marketing trazado por esta empresa literaria. Este profesional debe manifestar una intensa pasión por los libros, el deseo de actuar libremente, sin empleo, en vehículos online o offline.

Actualmente, con el amplio desarrollo de las nuevas tecnologías, el editor ya no se ocupa únicamente de las obras literarias, sino que también está obligado a asumir otros roles, como el de escritor fantasma, periodista, crítico, autor de ficción, revisor, así como el de administrador. de planes relacionados con la publicidad y otros campos similares. Además de manejar libros, ahora cuenta con CD-ROM, espacios virtuales o registros complejos que permiten la producción de información como herramientas de trabajo. Actualmente, este especialista actúa cada vez más como autónomo.

Según datos de US News, en una encuesta que investiga las profesiones que se encuentran en la cima de su desarrollo, el puesto de editor está en pleno ascenso. Probablemente porque se vuelve cada vez más imprescindible para el universo virtual, para dotar a los sitios web y otros entornos específicos del contenido necesario.

Este profesional debe escribir muy bien sobre cualquier tema, para que pueda actuar en los más diversos medios, desde los espacios abiertos por el crecimiento de Internet, hasta empresas no virtuales. El editor debe estar siempre atento, controlando los datos enviados por los profesionales o empresas que deseen promocionar sus productos, evitando incluso los procesos judiciales que puedan desencadenarse por la publicación de determinados textos difamatorios.

El editor coordina y monitorea el recorrido de una obra desde el avance de la concepción inicial hasta su difusión en el mercado editorial. Los pasos dados y las consecuentes tareas a realizar son relativos, dependiendo del tamaño y estilo de cada editorial. Este profesional también puede actuar como supervisor de un vehículo que se edita periódicamente, y es responsable del contenido de esta publicación.

Quienes estén decididos a seguir esta carrera deben cumplir con algunos requisitos, aunque no necesariamente todos, entre los que se encuentran ser licenciados en lengua y literatura portuguesa; Estar capacitado en estudios lingüísticos, calificado en inglés, español u otro idioma significativo.

Pero no existe exactamente una facultad específica para la formación de editores. Sin embargo, cuanto mayor sea la cultura general, la sintonía con los temas artísticos y estéticos, el dominio de otros idiomas, la versatilidad en el campo de las tecnologías de la información, en los procesos de reproducción de textos, en el área tipográfica, mejor para el candidato seguir esta profesión. Los especialistas que demuestren una mayor tendencia al perfeccionismo, análisis minucioso del material que están a cargo, tendrán mayores posibilidades de crecimiento profesional.

Fuentes

https://web.archive.org/web/20090330141811/http://lafloufa.com:80/2008/01/24/redator-de-conteudo-a-profissao-dos-novos-tempos/