Etnocentrismo

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Podemos definir el etnocentrismo como una cosmovisión donde las culturas diferentes a la nuestra son vistas, sentidas, representadas y juzgadas en base a los criterios y valores de nuestra propia cultura. La mirada etnocéntrica es aquella que se lanza ante la diferencia y trata de comprenderla teniendo como referencia central el universo que constituye la cultura del propio observador. En pocas palabras, podemos decir que ser etnocéntrico es juzgar la cultura del “otro” en términos de la cultura del “yo”. Así, el etnocéntrico es aquel que usa las ideas de su cultura sobre lo que está bien o mal, lo que es justo o injusto o lo que está evolucionado y lo primitivo, para juzgar y comprender las costumbres, prácticas y hábitos de las comunidades y grupos étnicos que no comparten este mismo universo de valores.

Podemos comprender mejor el aspecto etnocéntrico a partir de algunos ejemplos. Imaginemos a un navegante europeo que desembarca por primera vez en América y aquí encuentra pueblos indígenas, comunidades humanas que hasta entonces no tenía ni idea de existencia. Ante la desnudez de los indígenas, nuestro navegante inmediatamente concluye que son pueblos depravados, que no se preocupan por esconder sus cuerpos. Este es un ejemplo de mirada etnocéntrica, ya que el navegante está utilizando la moral de su propia cultura para interpretar un hábito de una cultura extranjera. Nótese que aquí no hay preocupación por comprender la relación y comprensión que la cultura de estos pueblos indígenas tiene con sus cuerpos y su desnudez.

Cuando una comunidad cristiana mayoritaria, al conocer prácticas religiosas de origen africano en su territorio, la ataca por considerar erróneas, paganas o incluso satánicas sus prácticas sagradas, también tenemos un ejemplo de mirada etnocéntrica. Una vez más, las prácticas de un grupo diferente se están juzgando sobre la base de criterios externos. Cuando juzgamos los hábitos alimenticios de los chinos sin conocer su historia o los significados que estas personas le dan a sus prácticas, también estamos siendo etnocéntricos.

Según el antropólogo Everardo Rocha, la mirada etnocéntrica no es exclusiva de una época o sociedad. Por el contrario, tratar de comprender las diferentes costumbres utilizando criterios de nuestra propia cultura es una reacción casi espontánea y común a todas las culturas. Nos vemos llevados a enmarcar lo que es diferente como exótico, repugnante, extraño, incorrecto o primitivo. Sin embargo, como puede haber concluido de los ejemplos anteriores, el etnocentrismo puede conducir a la violencia, como el colonialismo y la intolerancia religiosa. Al no reconocer la autonomía del “otro”, la mirada etnocéntrica puede exigir su aniquilación, ya sea en términos culturales, es decir, con la imposición del abandono de sus prácticas, o incluso físico. Tenemos muchos ejemplos en la historia en los que el etnocentrismo condujo al genocidio de poblaciones enteras.

Para no reproducir el etnocentrismo, es necesario cuestionar nuestra mirada ante el “otro”. La Antropología Cultural, aunque también tiene orígenes etnocéntricos, se ha desarrollado como una disciplina que aporta una nueva mirada en relación a la diversidad humana. A diferencia del etnocentrismo, el relativismo cultural sería un esfuerzo por comprender al otro desde sus propios términos y valores. Es decir, reconocer su autonomía y entender que es necesario tener en cuenta la posición que ocupamos como observadores. Después de todo, lo que puede ser normal para nosotros también puede resultar extraño para otras culturas, ¿no es así?

Referencias:

ROCHA, Everardo P. Guimarães. ¿Qué es el etnocentrismo? São Paulo: Ed. Españaense, 1984