Evidencia científica

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

“Probar” significa “confirmar”, “corroborar”, o incluso, “evidenciar” y “demostrar” algo. EL evidencia científica es, por tanto, el acto de (con) probar mediante experimentos directos o indirectos (evidencias, demostraciones), o incluso mediante métodos probabilísticos (demostraciones matemáticas) la veracidad de alguna hipótesis o teoría basada en el “método científico”.

Así como el “método científico” no es una forma exacta de proceder (como una “receta de pastel” o un “manual”), sino más bien un modelo de pensamiento basado en el “mecanismo / reduccionismo” que guía la investigación científica, el La “prueba científica” de las teorías no siempre sigue el mismo procedimiento o camino. Sin embargo, podemos encontrar puntos en común al probar teorías científicas.

El primer paso es siempre la publicación de la teoría y los eventuales experimentos (“eventuales”, porque el científico puede tanto formular la hipótesis en base a experimentos que ha realizado, como solo puede formularla en base al trabajo realizado por otros científicos) en alguna revista especializada. En el caso de una investigación que condujo a la formulación de la hipótesis, el científico debe proporcionar todos los datos relacionados con la investigación para que pueda ser reproducida (y probada) por cualquier persona en cualquier lugar y producir los mismos resultados.

En general, al publicar su teoría, el científico siempre expone los métodos utilizados, o el razonamiento que lo llevó a llegar a esa (s) conclusión (es). Así, otros científicos pueden cuestionar o corroborar la hipótesis formulada.

Sin embargo, la historia de la ciencia nos muestra que ninguna verdad es absoluta. Incluso las teorías sólidas y aceptadas por la mayor parte de la comunidad científica, como la “teoría de la relatividad general” o la “teoría del big-bang”, no pueden tomarse como irrefutables, pues con cada nuevo descubrimiento de la ciencia surgen interrogantes sobre que uno u otro la teoría no puede explicar. En estos casos, puede ocurrir que, en lugar de eliminar por completo la teoría (lo que puede ocurrir), solo se encuentre que su campo de aplicación es más limitado de lo esperado, o que es necesario reformular algún elemento de la teoría, mejorando -Los.

Este cambio constante, o incertidumbre, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, es fundamental para el desarrollo de la ciencia, ya que demuestra que estamos evolucionando y hace que la ciencia mantenga siempre su carácter cuestionador sin el cual no se harían muchos de los descubrimientos importantes. .