Fábula, parábola y apologista

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Estos tres tipos de texto se suelen confundir por las grandes similitudes que tienen, pero también podemos diferenciarlos a través de algunas características. Veamos algunos conceptos:

Fábula: texto literario muy común en la literatura infantil. Fabular = crear, inventar, mentir. El lenguaje utilizado es sencillo y tiene la ventaja de utilizar personajes animales con características humanas. Durante la fábula, se hace una analogía entre la realidad humana y la situación vivida por los personajes, con el fin de enseñar algo o probar alguna verdad establecida (lección moral).

  • Utiliza personajes animales con características, personalidad y comportamiento similares a los de los humanos.
  • El hecho narrado es algo fantástico, nada común ni inusual.

Parábola: deriva del griego parábola (narración corta). Es una narración alegórica que utiliza situaciones y personas para comparar la ficción con la realidad y a través de esta comparación transmite una lección de sabiduría (la moraleja de la historia).

  • La parábola transmite una lección ética a través de la prosa metafórica, el lenguaje simbólico.
  • Se diferencia de la fábula y el Apologista en estar protagonizada por seres humanos.
  • Género muy común en la Biblia: Las parábolas de Jesús.

Apólogo: Género alegórico que ilustra una enseñanza de la vida a través de situaciones similares a las reales, que involucran a personas, objetos o animales, seres animados o inanimados.

  • Los apologistas tienen como objetivo llegar a los conceptos humanos de una manera que los modifique y reforma, llevándolos a actuar de manera diferente. Los ejemplos se utilizan para ayudar a modificar los conceptos y comportamientos humanos y morales.
  • Se diferencia de la fábula en que se centra más en situaciones reales, mientras que la fábula da preferencia a situaciones fantásticas, y también porque la fábula utiliza animales como personajes.
  • Se diferencia de la parábola en que se trata de cuestiones religiosas y lecciones éticas, mientras que el apologista habla de cualquier tipo de lección de vida, aunque esta no sea la adoptada por la mayoría como forma correcta de actuar.

OBS:

Hegel lo considera una forma de parábola: “El apologista puede ser considerado como una parábola que no solo utiliza, y por analogía, un caso particular para hacer perceptible un significado general de tal manera que esté realmente contenido en el caso particular, que, sin embargo, es solo narrado como un ejemplo especial.”(Estética, II, 2c, Guimarães Editores, Lisboa, 1993, p.223).