Gestión del conocimiento: recurso valioso para su empresa

Con la evolución de la cultura corporativa se nota que cada vez se invierte más en la gestión del conocimiento. Con el tiempo, las empresas se dieron cuenta de que no eran solo las máquinas de última generación y la inversión en tecnología lo que generaba ganancias, el conocimiento y la valoración de los empleados también forma parte del proceso para lograr el éxito.

Una encuesta reciente realizada por la firma británica de auditoría y consultoría de negocios Deloitte indica que las empresas tienen la intención de invertir el 2,4% de sus ganancias en beneficios para empleados. Transformar la gestión del conocimiento en un valioso recurso estratégico para la vida de las personas y la empresa.

Valorar la creatividad, el conocimiento y la competencia son factores positivos y una gran ventaja competitiva. Generar oportunidades para los profesionales que forman parte de la empresa también significa mejorar los resultados y aumentar su crecimiento.

Las organizaciones han reconocido que es necesario invertir en este tipo de gestión para mantener colaboradores competitivo en el mercado y mejorar su desempeño. Pero para implementar esta gestión del conocimiento es necesario asegurar una buena comunicación interna, explicando la importancia de cada uno en el contexto de la empresa.

La gestión del conocimiento debe formar parte de la cultura de la organización para que los empleados comprendan la necesidad y la importancia de esta inversión. Compartir sus experiencias para que conozcan a todos es una forma de aportar valor al empleado y a la empresa.

Una de las dificultades hoy en día es aplicar la gestión del conocimiento de forma alineada a los negocios, es importante preocuparse por el objetivo final y tener una estrategia para ello.

Aquí hay dos tipos de conocimiento que los humanos pueden aplicar:

Conocimiento explícito

Se adquiere fácilmente leyendo artículos y libros. Se puede articular con un lenguaje formal. Cuando hablamos de la funcionalidad del sistema o de una etapa en un proceso de producción, estamos tratando con conocimiento explícito.

Conocimiento tácito

Es el conocimiento personal adquirido a través de la práctica. Solo podemos mostrarlo usando, ya que es difícil de articular en lenguaje formal.

Estos dos tipos de conocimiento, aplicados y compartidos en la empresa, contribuyen a la generación de valor y la mejora de atención al cliente. Una vez difundido, el conocimiento puede ser retenido por otros empleados, generando resultados positivos.

IBC ofrece las mejores soluciones corporativas para empoderar a las empresas: maximizar la eficiencia de sus empleados y la productividad de su organización, accede a nuestra página de Coaching Corporativo y satisfacer nuestras demandas corporativas.

* Este contenido no es una fuente para medios de comunicación o artículos de prensa, para uso o referencia, contáctenos.

Deje su comentario