Gobernancia

Buscando una definición muy simple, podemos entender que el término gobernabilidad es la capacidad de gobernar. Es una circunstancia que denota estabilidad social, financiera, política y permite al Poder Ejecutivo ejercer sus funciones, gobernando de manera estable. Tal situación se traduce en la legitimidad del estado y su gobierno frente a la sociedad civil, lo que le permite acometer los cambios necesarios. Los gobiernos siempre se han enfrentado a dilemas para alcanzar la condición de gobernabilidad, siendo el principal la elección entre lo que el pueblo necesita y lo que quiere el pueblo, sin perder la aprobación popular.

Podemos definir la palabra gobernar como la condición de poder o autoridad para administrar o disponer de algo o algo. La habilidad es la aptitud o capacidad para algo. Por tanto, es seguro decir que la gobernanza es la capacidad de tener el poder o la autoridad para gestionar, algo que no es tan fácil de lograr en medio de la administración pública.

Desde la antigüedad, el gran desafío de la administración pública ha sido buscar la llamada gobernabilidad que no es más que la capacidad de gobernar. El arte de la administración es algo que se remonta a la antigüedad. En los diálogos del filósofo griego Sócrates, gobernar no es más que una aptitud personal, derivada del conocimiento técnico y la experiencia. Platón se preocuparía entonces por los problemas políticos y sociales del desarrollo social y cultural de la gente.

Gobernar con la gente no siempre significa gobernar para la gente, por eso muchos gobiernos tienen dificultades para lograr el éxito en la realización de sus proyectos. En España, tenemos un presidencialismo de coalición, donde diferentes partidos políticos apoyan al presidente de la república. Esto provoca una relación de dependencia, donde el poder ejecutivo depende del legislativo, y este último, a su vez, depende muy poco del primero. Un ejemplo típico de esto ocurre cuando el gobernador no obtiene la mayoría en la legislatura, o incluso cuando el presidente de la república no lanza enmiendas parlamentarias. Como resultado, surgen quejas, y si ganan volumen, hay crisis en la coalición. Las partes perjudicadas pueden amenazar con retirar el apoyo al presidente, amenazando la gobernabilidad. Otro ejemplo ocurre cuando el fiscal o la policía federal realizan investigaciones a parlamentarios de un partido X, que forma parte de la coalición partidaria; porque se sienten amenazados, los parlamentarios pueden quejarse y, como resultado, dejar la coalición. Corresponde al gobierno buscar esta gobernanza en un ambiente dócil y agradable, estableciendo el equilibrio de cuentas y relaciones entre los poderes.

Bibliografía:
OLIVEIRA, Adriano. ¿Qué es la gobernanza? Disponible en: .
MIGUEZ, GiovanI. ¿Qué es la gobernanza? Disponible en: .