Iglesia y cultura medieval

Fortalecida desde el fin del Imperio Romano, la Iglesia Católica tuvo su influencia expandida cuando los francos, tribus germánicas que ingresaron al espacio del imperio romano, se convirtieron al cristianismo. En el contexto de las sociedades medievales, la Iglesia era responsable de muchos aspectos de la unidad cultural como, por ejemplo: la fe cristiana y el latín. Según el historiador Hilário Franco Jr., la Iglesia sintetizó elementos de la cultura romana y germánica, al hacerlo, “forjó la unidad espiritual, esencial para la civilización medieval”.

Según Gilberto Cotrim, en su libro Historia global, los sacerdotes se enriquecían a costa de las donaciones que realizaban los fieles, quienes creían que recibirían, a cambio de esto, recompensas después de la muerte. Cotrim explica además que las congregaciones religiosas controlaban un tercio de la tierra cultivable europea y, debido a que son tan poderosas, impusieron sus valores en la vida de los ciudadanos.

Además de influir en la población con sus dogmas, la Iglesia también controlaba la educación. A finales del siglo XII, las universidades estaban muy conectadas con la Iglesia, lo que influía directamente en el contenido transmitido a los jóvenes. Las universidades de Roma, Coimbra, Oxford, París y Salerno fueron las más destacadas.

Además de tener su cultura dominada por los valores religiosos de la Iglesia, la cultura medieval se recuerda por varios otros aspectos. En arquitectura, los estilos románico y gótico marcaron una época. El primero tiene características simples y rigurosas, muros bien reforzados, ventanas estrechas y pilares gruesos. El estilo gótico era más ligero, más elegante y tenía rasgos más verticales. Las ventanas siempre recibieron adornos de vidrio con mosaicos de colores, además de buena iluminación, paredes altas y angulosas; y pilares más extensos. Un buen ejemplo de la cultura arquitectónica gótica es la catedral de Reims en París.

En pintura, el dominio fue de figuras humanizadas de deidades. Durante este período, destaca Giotto di Bondone, pintor y arquitecto italiano; y Cenni di Petro Cimabue pintor y creador de mosaicos florentino. En la música, también estuvo la influencia de la Iglesia, siendo el estilo sacro el más destacado. Nombres como Gregório Magno, introductor del canto gregoriano; y Guido d’Arezzo, que nombró las siete notas musicales, fueron de suma importancia para el desarrollo de la música clásica. También destacaron los trovadores y juglares de la música popular. Los primeros eran compositores y poetas románticos popularescos, mientras que los segundos eran los acompañantes de los trovadores.

Otro campo que se ha desarrollado mucho ha sido la literatura. Estaba la epopeya, que contaba historias de héroes y sus aventuras; y la letra, más sobre sentimientos y emociones. Un gran nombre en la literatura medieval fue el italiano Dante Alighieri, con su obra más importante, La Divina Comedia. En el campo filosófico, los nombres más conocidos fueron: San Agustín, Santo Tomás de Aquino y Roger Bacon.

Fuentes:
http://pt.wikipedia.org/wiki/Idade_Média
COTRIM, Gilberto. Historia global: España y general. São Paulo: Editora Saraiva, 2005.