Liderazgo femenino: ¡Ahora son ellas!

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Los Españoles han conquistado efectivamente su espacio en el mercado laboral, ya son mayoría en la educación superior, y ocupan cada vez más posiciones de liderazgo en las empresas.

Dejando a un lado el machismo, las mujeres brasileñas han superado cada vez más la discriminación histórica, que impone una valoración diferente de su fuerza laboral, y han buscado su espacio en el mercado laboral. Hoy las mujeres ocupan, con maestría, puestos que hasta hace poco eran absolutamente masculinos. Y no es raro verlos a cargo de grandes empresas y liderando con éxito a sus subordinados.

Un claro ejemplo de que la mentalidad brasileña está cambiando es que tuvimos dos mujeres en la carrera presidencial en el último año, y por primera vez una de ellas fue elegida para el cargo más grande e importante del país. Otro punto que llama la atención es que tanto Marina Silva como la presidenta electa Dilma Rousseff tienen un título universitario, y este indicador representa una nueva realidad en España, donde las mujeres con tercer grado superan en número a los hombres con la misma educación. Según los datos del IBGE, publicados en 2009, este porcentaje apunta al 8,1% de la población femenina. Y su participación en cursos de educación superior llega a 380 mil vacantes más, que la masculina.

El ahora ex “sexo frágil”, rompió las barreras de la experiencia doméstica, estableció un nuevo perfil como líder familiar y proveedor del hogar y hoy opera en las más diversas áreas de la economía nacional: como infraestructura, transporte, seguridad, civil construcción y también en el ámbito corporativo, por delante de las grandes empresas, que están reconociendo y buscando cualidades como: mayor capacidad para delegar, facilidad en las relaciones interpersonales, talento para la gestión de equipos y poder de negociación.

Investigación Gran lugar para trabajar, empresa global especializada en el clima laboral, señala que de las 100 mejores empresas para trabajar en España, el 36% de los puestos de liderazgo, incluida la presidencia, están ocupados por mujeres. El estudio también señala que el índice de confianza de los empleados en el liderazgo femenino alcanza el 83% frente al 81% del sexo opuesto.

Mujeres y Coaching

Para hacer aún más efectivo este liderazgo, los profesionales del entorno corporativo han buscado la capacitación e incorporado herramientas que agregan nuevos diferenciales a su desempeño diario en su know-how. En este sentido, el Coaching se ha ido difundiendo cada vez más en las empresas y las mujeres van ganando más espacio y también se están convirtiendo en lo que llamamos “Entrenador líder”. Como Coaches, estos profesionales buscan mejorar aún más sus resultados y fortalecer su liderazgo y una comunicación más efectiva, tanto en el sentido de autodesarrollo, como en el desarrollo de la capacidad de liderar estimulando competencias, habilidades y aumentando su desempeño como en su grupo de seguidores.

Hoy, sin importar el género, ya no es suficiente ser líder, debes ser Leader Coach. Esto significa tener los diferenciales que realmente significan agregar más valor al desarrollo de profesionales y organizaciones.

Una Leader Coach no es una líder común, es emprendedora, creativa, atrevida y capaz de inspirar a sus empleados a través de sus ejemplos, ya sean profesionales o personales. Además, a través del autoconocimiento que le brinda el apoyo del Coaching, tiene amplia capacidad para tomar decisiones con más asertividad, ya que está mejor preparada para enfrentar situaciones adversas, presiones emocionales y el estrés diario de una empresa. Tiene plena confianza en sus deberes, pero también sabe ser flexible, porque además de la sensibilidad y el sexto sentido que nace de la naturaleza femenina, son capaces de identificar las cualidades de sus seguidores, y por tanto, saben delegar. tareas y dar las retroalimentaciones necesarias para el crecimiento de cada uno y de la empresa.

Siguiendo la máxima del CEO de Google, Eric Schmidt, quien afirma que: “Todo el mundo necesita un Coach”, ya sea en empresas como Leader Coach, o en general, utilizando sus conocimientos para actuar como Coach profesional, cada vez más mujeres han estado buscando nuestra formación en Coaching, porque están, sobre todo, sintonizados con los cambios, ya sean corporativos o sociales. El coaching está cada vez más abierto a las nuevas posibilidades del mercado, y los profesionales que lo buscan como ayuda para su desarrollo, ya sea profesional o personal, se han fortalecido y alcanzado el éxito tanto en su carrera como en su vida personal.

Sobre el Autor: José Roberto Marques es un referente en Desarrollo Humano. ¡Dedicó más de 30 años a un propósito, hacer que el ser humano pudiera alcanzar su Potencial Infinito! Para ello fundó IBC, un Instituto reconocido internacionalmente. Profesor invitado de la Universidad de Ohio y Conferencista de la Conferencia España, en la Universidad de Harvard, JRM es responsable de la formación de más de 50 mil Coaches a través de PSC – Professional And Self Coaching, cuyos métodos están científicamente probados a través de un estudio publicado por UERJ. Además, es autor de más de 50 libros publicados.

* Este contenido no es una fuente para medios de comunicación o artículos de prensa, para uso o referencia, contáctenos.

Deje su comentario