Narrador autodiegético

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Según el modelo literario del crítico francés Gérard Genette, existe un tipo de narrador llamado autodiegético que, para el ensayista y profesor portugués Carlos Reis, es la definición de “el ente responsable de una determinada situación o actitud narrativa: aquella en la que el narrador relata sus propias vivencias como protagonista central del relato”.

Es el que narra una acción que gira en torno a sí mismo. Así acumula todos los detalles vividos por él, el protagonista, y todas sus vivencias.

En general, el narrador autodiegético él es quien cuenta su propia historia, según su punto de vista.

Cómo se clasifica este tipo de narradores

En los estudios de Norman Friedman, se identifica a este narrador como “narrador protagonista”. La escritora y profesora Ligia Chiappini Moraes Leite, en El enfoque narrativo (1985), explica un poco más sobre este tipo de narradores hablando de sus características.

Chiappini explica que, como este personaje no tiene acceso a los estados mentales de los demás personajes, acaba narrando toda la historia de un centro fijo y limitado. Hacer que el lector comprenda sus sentimientos y pensamientos. También da un ejemplo desde el punto de vista de Riobaldo, narrador y personaje central del libro Grande Sertão: Veredas (1956), de Guimarães Rosa (1908-1967):

“Hice tapping, luego me asusté de que no pasara ni una gota de nada, y la hora pasó en vano. Entonces, ¿no quería existir? Existió. ¡Venir! Llegue, por el resultado de este paso. Quiero decir, diré, de verdad: estaba borracho con el mío. Ah, esta vida, a veces, es terrible, hermosa, horriblemente, esta vida es grandiosa. Remixé el aire:

– “¡Lucifer! ¡Lucifer! …” – grité entonces, asqueroso. (…) Mi voz si se estropeaba, en mí todo eran cuerdas y 45 serpientes. Y eso fue todo. Él era. No existe, ni apareció ni respondió, lo cual es un falso imaginario. (…) Encaja en el resplandor de la noche. Arado de lo sagrado. ¡Estrellas absolutas! “

Se puede notar entonces que, incluso en la descripción de esta famosa escena del pacto con el diablo, como se cuenta el hecho desde el punto de vista del narrador, el propio lector acaba descubriendo al final todo lo que el propio Riobaldo descubre (o intenta descubrir).

Ejemplos del narrador en obras

En Nuestro reino (2004), del escritor posmoderno Valter Hugo Mãe, es posible identificar al narrador autodiegético. El personaje Benjamin pone este ejemplo, donde él, como narrador protagonista, cuenta la historia con percepciones únicas y exclusivas de su propia experiencia y pensamientos.

He aquí un ejemplo:

“Mi madre lloraba dentro de las habitaciones, mantenía a mis hermanos en mantas como si hiciera frío, y el aullido de los perros de su abuelo, reunidos en la cocina, cantaba por los pasillos para sonar como las voces de esta gente angustiada. Las puertas se cerraron para que pudieran detenerse, pero los animales lo sabían, pensé, y por eso trajeron la advertencia. Pasó muy despacio por encima de nosotros, lo escuchó revolotear, su ropa azotada por la lluvia y un lamento gutural saliendo de su boca, era como un viento de viento en tareas fatigosas. Mi mano juró que no lo vi, pero sabía que era solo para que no tuviéramos miedo cuando viniera por nosotros “

Está claro, entonces, que toda la narrativa gira en torno a la percepción del personaje central y, en este caso, también del narrador. No solo presenta al lector las figuras, sino también los diferentes ambientes, inmersos en fantasías.

Se entiende que quien narra, narra lo que vivió, pero también lo que pensó, soñó e imaginó en ese momento, a veces huyendo de la realidad. Sin embargo, estas son las características de la condición humana, donde en ocasiones cambiamos la realidad y la adaptamos a nuestra conveniencia.

Referencias:

https://www.ufjf.br/facom/files/2013/03/R10-04-LuisMiguel.pdf

https://periodicos.ufpe.br/revistas/pedaletra/article/viewFile/231835/26016

Libro O Foco Narrativo, de Ligia Chiappini Moraes Leite.