Negocios y mirada sostenible

La mirada sostenible de las empresas actuales. / Copyright: Rawpixel.com

Las acciones humanas orientadas al desarrollo financiero, social y tecnológico han tenido como resultado la disposición inadecuada de residuos en la naturaleza, la contaminación del aire, el consumo desenfrenado de recursos y el consumo excesivo. En consecuencia, hubo desastres naturales, efectos nocivos a la capa de ozono, deforestación, calentamiento global, entre otros problemas.

Tales acciones hicieron comprender al consumidor que los recursos naturales no son infinitos y así buscar nuevos hábitos, formas de consumo sustentable y, en consecuencia, organizaciones con la misma visión y actitud.

El consumidor consciente

La sostenibilidad se entiende como la práctica de conservación de los recursos naturales por parte de los humanos, para que las generaciones futuras no se vean perjudicadas. En este contexto, nace un consumidor responsable en cuanto a la elección de sus productos en el momento de la compra, así como su impacto en el medio ambiente, la salud y la conservación de los animales. Aquí, los consumidores dejan de pensar solo en su satisfacción y comienzan a buscar un equilibrio entre el placer personal y la responsabilidad ambiental, minimizando las consecuencias del mal uso de los recursos naturales.

Así, el consumidor consciente ha ido influyendo en el sector empresarial. La tendencia es que las actividades, proyectos y metas de una empresa, tengan una gestión basada en la preocupación por el impacto que sus acciones pueden causar en el entorno y en la comunidad a la que se inserta.

Cómo ser una empresa sostenible

No basta con decir que su empresa es sostenible. Actualmente, el consumidor tiene fácil acceso a la información de una organización y si su discurso no coincide con la realidad de la empresa, puede ver su actitud solo como una táctica de marketing y esto puede ser negativo para su negocio.

Hacer que una empresa sea sostenible es un proceso de varios pasos que va más allá de la simple entrega de un producto / servicio en línea con la responsabilidad socioambiental. La organización debe cambiar toda su forma de trabajar, su plan de negocio, gestión de imagen, campañas de comunicación y sus procesos y estrategias deben estar alineados con actitudes capaces de minimizar el impacto de la empresa en la naturaleza. Los empleados y proveedores deben tener la misma visión y actitudes sostenibles que la organización.

Las ventajas de ser una empresa sostenible

Alineada con todos estos temas, una empresa con responsabilidad socioambiental es capaz de ofrecer un producto / servicio de mejor calidad a sus consumidores, además de construir una imagen positiva en el mercado en el que opera.

Por eso, la organización debe ser totalmente transparente en su discurso y acción, esto agrega valor a la marca, genera medios espontáneos, diferencia su negocio de la competencia, atrae inversionistas, construye una relación de lealtad con su cliente y genera ganancias. Otra ventaja es la posibilidad de inversión por parte de empresas fuera del país que también tienen un aspecto sustentable.

Y tu empresa ¿Es sostenible? ¿Has pensado en este tema? Comenta a continuación y comparte el contenido en las redes sociales.

* Este contenido no es una fuente para medios de comunicación o artículos de prensa, para uso o referencia, contáctenos.

Deje su comentario