Pecado

EL Pecado es un concepto que se encuentra en todas y cada una de las religiones. El término proviene del griego hamartán y hebreo hhatá, con el significado de “perder” un objetivo, un objetivo determinado. En latín, la expresión se convierte en peccátu. Por tanto, esta palabra tiene una connotación religiosa, espiritual, que se refiere al incumplimiento de los designios de Dios, a la violación de sus Revelaciones. Los judíos siempre han considerado un pecado la transgresión de cualquiera de los mandamientos sagrados. Para ellos el hombre no peca porque en su naturaleza es pecador, sus errores son el resultado de sus acciones, no son prácticas permanentes. Romper las leyes judías no significa fallar moralmente. Según la doctrina hebrea, el ser humano tiene libre albedrío, por lo tanto, tiene la responsabilidad de sus errores, aunque tiene una cierta inclinación natural al pecado, no por eso los judíos creen que el hombre ya nació como pecador, en ese sentido definitivamente no lo hizo. él es el heredero de Adán.

Entre los cristianos, muchos viven con el temor de ser condenados a la eternidad por la práctica del pecado. Otros, por el contrario, piensan que pueden alcanzar la perfección sin caer en las trampas de los actos pecaminosos. De manera más amplia, se puede decir que el pecado es la violación de cualquier significado religioso, ético o moral, ya sea por negligencia o falta. El hombre, cualquiera que sea su cultura original, construye en su universo interior reglas de ética y conducta moral, sus creencias personales. En el momento en que son transgredidos, nace la culpa. Este es el pecado cometido en el corazón. También está el pecado mortal, que separa al hombre de Dios, configurando así la muerte espiritual. En este momento, como Adán y Eva al comer del Árbol del Conocimiento, el pecador es condenado. Este último debe entonces regenerar, mediante la confesión de su culpa, el arrepentimiento sincero y la penitencia ante Dios.

En cuanto a los pecados veniales, son los más leves y menos comprometedores, que no conducen a la ruptura con la Divina Providencia, ya que se refieren únicamente a la no obediencia a algunos preceptos morales. Los católicos consideran pecado mortal violar cualquiera de los Diez Mandamientos, ser conscientes de los errores cometidos y aun así cometerlos voluntariamente. Los pecados considerados imperdonables son los cometidos contra el Espíritu Santo, lo que significa la no aceptación de la acción divina, la negación de la Misericordia y el perdón de Dios, así como una práctica persistente de actos pecaminosos. El pecado original se refiere a la primera transgresión practicada por Adán y Eva, supuestamente estimulado por la mujer, considerada la primera pecadora de la raza humana. La pareja desobedeció al Creador directamente al comer el fruto del conocimiento. Así, este error se extendió a toda la humanidad, convirtiéndose en patrimonio del hombre.

La Teología de la Liberación introdujo una novedad en términos de pecado, el ‘pecado estructural’, inicialmente llamado ‘pecado social’. Se refiere a los ecos del pecado en la vida de la sociedad, ya que el hombre también es un ser social y sus actitudes se reflejan en el universo social. Esta doctrina también revela que hay contextos sociales que también son pecaminosos, es decir, hay errores cometidos por la sociedad, no solo por las personas, de ahí el ‘pecado social’. Así se desarrolla un pecado insertado en las estructuras sociopolíticas, económicas y culturales, que tienen consecuencias igualmente dolorosas: el ‘pecado estructural’.

En el pasado, como se ve en el Antiguo Testamento, el hombre se redimió a sí mismo de sus pecados al sacrificar animales a Dios, a cambio del perdón de sus faltas. En el Nuevo Testamento, es Jesús quien se sacrifica por la humanidad, quien viene a salvar al hombre de sus pecados. Se considera que el Mesías es el intermediario entre el ser humano y el Creador. Según la concepción católica, el pecado venial más leve justifica un paso temporal por el Purgatorio, y el pecado mortal, más grave, corresponde al castigo eterno en el infierno, si no hay verdadera confesión y arrepentimiento. El pecado original, por otro lado, se expía mediante el bautismo.