Peores hábitos de estudio

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

A veces estudiamos mucho para una determinada materia, y aun así no podemos hacerlo bien. Están a altas horas de la noche esforzándose y el resultado sigue siendo decepcionante en el momento de las pruebas. Pero, ¿funciona estudiar a cualquier precio? Hay algunos hábitos de estudio que se interponen en el camino y que ayudan, consulte:

1. Subrayar / resaltar todo

Este hábito no ayuda para nada, ya que no cumple el papel básico del acto de “resaltar”, que es recordar solo detalles importantes. Cuando el alumno subraya todo, es incapaz de concentrarse en nada y acaba desesperando al ver la cantidad de cosas que (teóricamente) tiene que aprender.

La solución a esto es usar el resaltador o subrayar solo lo más importante en el texto. Subrayar expresiones importantes, frases que resumen el tema y datos indispensables. No es necesario resaltar la explicación completa del tema, se necesita lectura y comprensión.

2. Copiar de la pizarra

El problema no es exactamente copiar lo que escribe el profesor, sino copiar sin un objetivo final. Si reescribe todo el material en su cuaderno y nunca lo vuelve a leer, solo está desperdiciando papel y tinta. En su lugar, trate de prestar atención a la explicación del maestro y luego estudie a través de libros y folletos. La copia solo funciona para aquellos estudiantes que realmente estudian el material entregado en el aula. De todos modos, vale más la pena filtrar lo que escribe el profesor, y anotar solo las partes importantes, en temas, ya que esto también abre la posibilidad de prestar atención, en lugar de solo copiar a toda la clase.

3. Copiar del libro, reescribir notas

El problema de escribir tanto es que en una hora se pierde el foco. Escribir el mismo tema una y otra vez hace que el cerebro apague la memoria reciente, por lo que la información no se absorbe. En lugar de copiar todo en su totalidad, lo mejor es leer el tema y escribir un resumen, sin consultar las fuentes. Vale la pena resumir en texto fluido o en temas, ya que el alumno se siente mejor. De esta manera, puede comparar su resumen con el texto original y ver qué faltaba, qué información aún necesita ser absorbida y su estudio será mucho más efectivo.

4. Vuelve a leer el mismo tema varias veces.

Así como escribir lo mismo a menudo, el cerebro se apaga, cuando lees el mismo texto repetidamente, también ignora la información y no la absorbe. Lo ideal es leer diferentes textos, investigar en Internet y ver imágenes siempre que sea posible, ya que esto mantiene el cerebro activo y la memoria conectada.

5. Pierde el sueño para estudiar

Está científicamente comprobado que el sueño se encarga de fijar información en nuestra memoria. Entonces, de nada sirve dejar de dormir para estudiar, porque el cerebro cansado no tiene la capacidad de retener nuevos datos, así como la falta de sueño o la mala calidad del sueño le impiden establecer nuevas referencias. Es decir, estudiar durmiendo o saltarse una noche para estudiar es un mal negocio.

6. Estudiar durante mucho tiempo sin pausas

También está científicamente probado que la concentración humana tiene un límite de tiempo. Aproximadamente 30 minutos después del inicio del estudio, nuestro cerebro está desenfocado. Por eso es importante que planifiques tu tiempo de estudio y que tengas descansos planificados. Es mejor evitar perder la concentración, que se trata de perder el tiempo. Aquí en InfoEscola encontrarás un paso a paso para configurar tu rutina de estudio, compruébalo.

7. No pruebes tus conocimientos

No sirve de nada solo leer. Especialmente cuando se estudian disciplinas exactas y biológicas, es fundamental resolver problemas. En cuanto a los sujetos humanos, es importante responder cuestionarios, especialmente aquellos que contienen preguntas retóricas, ya que estimulan al cerebro a buscar información, fijándola. Lea, responda preguntas, investigue, intercambie ideas con sus colegas. Todo esto ayuda a mejorar tu desempeño como estudiante.