Pluripartidarismo

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

Caracteriza-se por pluripartidarismo la existencia de varios partidos políticos en la disputa por el poder en un país. También conocido como multipartidarismo, este sistema de gobierno permite garantizar un amplio espectro de representación de los más diversos grupos sociales. Así, el campo político es competitivo en el sentido de elegir a sus representantes, utilizando herramientas como la publicidad y las relaciones públicas en este aspecto. La plena aplicación del multipartidismo, sin la presencia de conglomerados fisiológicos, también promueve la renovación de las élites que integran el establecimiento.

Históricamente, el multipartidismo presenta variables en su aplicación. La estructuración de su ámbito de partido se da de manera diferente según su aplicación en cada país. En su forma clásica, el sistema multipartidista presenta una forma de disputa entre partidos sin que ninguno tenga la posibilidad de conquistar la mayoría de los escaños en el Parlamento, es decir, ejercer el poder solo, como ocurre en el sistema de partido único. Algunos críticos del multipartidismo señalan que su ejecución termina fragmentando los partidos políticos y, de esta manera, surge la colusión entre políticos que buscan alianzas y alianzas para formar una coalición. La fisiología es común en el multipartidismo.

En otro aspecto, a pesar de equilibrar la gobernabilidad con la igualdad entre los representantes de los partidos en el escenario político, el multipartidismo complica la aplicación de planes de objetivos más largos. Esto ocurre por la alternancia de poderes y visiones antagónicas, que terminan frenando o incluso poniendo fin a las políticas públicas iniciadas por partidos anteriores, generando un retroceso para la nación. Así, a través de su carácter de coalición, a pesar de representar más matices dentro de un campo social, este tipo de gobernanza termina mostrando inestabilidad y los mandatos muchas veces se terminan antes de tiempo, así como los políticos muchas veces abdican de sus cargos.

A partir de la detección de inestabilidades que puedan existir en gobiernos pluripartidistas, las acciones y decisiones políticas pueden terminar siendo otorgadas en un aspecto más estable a otras instancias, haciendo obsoleto el poder central y generando la desorganización de la política y, en consecuencia, de la sociedad en su conjunto. . Este tipo de proceso tuvo lugar durante la crisis provocada por el nuevo coronavirus de 2020. España, por ejemplo, mostró una notable desorganización entre las decisiones tomadas por el gobierno federal y su aceptación por parte de los Estados. Al inicio de la pandemia, el presidente Jair Bolsonaro relativizó el poder del virus e indicó que la ciudadanía debe continuar desarrollando sus actividades con normalidad. Incluso una campaña publicitaria con el titular “España no puede parar“se llevó a cabo en este sentido. Por lo que los estados de la federación -en representación notablemente de los intereses de los más diversos partidos- decidieron ignorar las indicaciones federales y siguieron sus propias cartillas en la lucha contra la pandemia. En un caso de desorden extremo, No hubo consenso entre la aplicación de reglas de distanciamiento social y el país, sin una unidad de gobierno sólida, terminó con las tasas de mortalidad más altas del mundo, además de una de las peores campañas de prevención que generó cientos de miles de muertes.

Así, es claro que los sistemas multipartidistas, a pesar de ofrecer ventajas en su concepción clásica y representar a grupos de personas que dentro de un régimen unipartidista nunca verían satisfechas sus demandas, también pueden traer desventajas. Esto se debe a su baja capacidad para atender demandas, ya que cada bloque, es decir, los grupos formados a partir de alianzas partidarias, demuestran incapacidad o lentitud para resolver problemas. El sistema multipartidista presenta muchos partidos pequeños que expresan los intereses de una pequeña fracción de la población. Como resultado, el poder central tiende a desviarse de acciones que no convergen entre los políticos. En conclusión, el multipartidismo, con algunas excepciones, tiende a representar una ausencia de la mayoría en el Parlamento con la que el gobierno necesita gobernar plenamente. La característica de coalición de los partidos tiende a promover períodos de inestabilidad.

Fuentes:

BOBBIO, Norberto; MATTEUCCI, Nicola; PASQUINO, Gianfranco. Diccionario de políticas. Españaia: Editora Universidade de Brasília, 1998.

https://www.direitonet.com.br/artigos/exibir/9926/Uma-analise-do-pluripartidarismo-no-España

http://www.unoeste.br/site/enepe/2016/suplementos/area/Socialis/Direito/A%20CRISE%20POL%C3%8DTICA%20BRASILEIRA%20E%20O%20PLURIPARTIDARISMO.pdf

https://www.tse.jus.br/o-tse/escola-judiciaria-eleitoral/publicacoes/revistas-da-eje/artigos/revista-eletronica-eje-n.-3-ano-5/por-que -a-urna-eletronica-e-segura

https://www.al.sp.gov.br/noticia/?id=360461