Las dietas con bajo consumo de carbohidratos se conocieron como dietas bajas en carbohidratos. Se han vuelto populares por su efectividad en la promoción de la pérdida de peso. Los estudios han demostrado incluso que durante los primeros tres a seis meses, las personas que siguen una metodología baja en carbohidratos pierden más peso en comparación con las dietas ordinarias.

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

¿De que trata la dieta baja en carbohidratos?

La esencia de este plan de dieta es básicamente consumir pocos carbohidratos hasta el punto de aumentar la quema de grasa en el cuerpo para obtener energía. Para provocar este efecto en el organismo, se recomienda la ingesta del 5% al 10% de las calorías diarias en carbohidratos – de 50g a 100g gramos – y, en su lugar, la ingestión moderada de proteínas y grasas.

Cuando se comienza una dieta baja en carbohidratos – o cualquier dieta – es muy común estar ansioso debido al enfoque total en lograr más salud y el cuerpo de los sueños.

Razones por la cual no funciona tu dieta baja en carbohidratos

Por eso es importante contar con ayuda profesional y seguir los protocolos y pautas de cada plan de dieta para evitar errores, tan comunes al iniciar una rutina dietética.  Sin embargo, si la dieta baja en carbohidratos no está funcionando para usted, puede deberse a las siguientes razones:

·        Falta de una buena ingesta de grasa

Este estilo de dieta reduce drásticamente los carbohidratos. Sin embargo, si no se alcanza la cuota de consumo de grasa, el cuerpo no podrá mantener el estado de cetosis. Cuando cortamos los carbohidratos y generamos esta deficiencia, el organismo, a través de mecanismos fisiológicos, utilizará como fuente de energía la grasa presente en el cuerpo y en los alimentos. El producto final de esta combustión de grasa se llama cetonas y esto es lo que hace que el cuerpo entre en un estado de cetosis. La cetosis es un proceso que normalmente existe en el cuerpo cuando no hay suficiente ingesta de carbohidratos. El cuerpo necesita producir energía a partir de sustratos distintos de la glucosa, y luego descompone la grasa y las proteínas para generar energía.

El proceso funciona como un reemplazo que requiere que el cuerpo trabaje más, aumentando el metabolismo, el gasto de calorías y la tasa metabólica basal. Y el resultado de todo esto es una pérdida de peso muy deseada.

·        Exceso de alimentos procesados

Algunos pasteles, panes y galletas son bajos en carbohidratos, pero todavía están industrializados. En otras palabras, fuentes de edulcorantes, aditivos químicos e incluso grasas trans. Elimine estos alimentos durante un mes y vea si comienza a obtener resultados. Concéntrese en alimentos integrales, frutas y verduras.

·        Intestino comprometido

Muchos planes de bajo contenido de carbohidratos son bajos en fibra y otros nutrientes beneficiosos para la salud intestinal. Con el tiempo, estas deficiencias afectan al microbioma y crean un desequilibrio intestinal. El estreñimiento conduce a una sobrecarga de toxinas, lo que aumenta la inflamación del cuerpo. Por lo tanto, esta puede ser la razón por la que la dieta baja en carbohidratos no está funcionando. Por lo tanto, incluya alimentos fibrosos, frutas bajas en azúcar como aguacates, nueces y semillas, así como verduras y hortalizas crudas en las comidas.

·        Estás aburrida.

Con el tiempo, el cuerpo puede entrar en el piloto automático con cualquier dieta. O te cansas de comer siempre los mismos alimentos y, como resultado, la pérdida de peso permanece estancada. De esta manera, usted puede variar mucho el menú, elegir diferentes ingredientes y, si siente la necesidad, cambiar su estrategia alimenticia.