Recursos lingüísticos

Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí Aquí

¿Qué son los recursos lingüísticos?

recursos lingüísticos son formas utilizadas para expresar experiencias comunes de forma original, motivada o poética en un discurso.

Para lograr este propósito, se utilizan figuras retóricas o de estilo para realzar un texto de manera que comunique su contenido con un lenguaje más expresivo.

Los recursos lingüísticos existentes se pueden agrupar en 3 grandes grupos: elementos cohesivos, elementos enfáticos y elementos retóricos.

Los 3 tipos principales de recursos lingüísticos

1. Elementos enfáticos

Los elementos enfáticos se utilizan para resaltar una parte del discurso:

  • Adverbios y frases adverbiales

Los adverbios por sí solos no crean énfasis. Sin embargo, su posición le da al discurso un significado especial cuando hay un cambio en el orden original de la oración:

Probablemente Monica no llegó a tiempo.
Monica probablemente no llegó a tiempo.

En la primera oración, el énfasis no ocurre, mientras que en el segundo ejemplo se hace hincapié en el sentido de incertidumbre en la oración (probablemente).

  • Asíndeton

El recurso lingüístico asimétrico consiste en la supresión de la conjunción copulativa “e” en oraciones complejas. En algunas oraciones, esta ausencia promueve un sentido de sinonimia que resalta el valor de la oración.

Ejemplo:

– Ella era doctora y ganadora.
– Era doctora, ganadora.

En el último ejemplo, borrar la conjunción enfatiza el estado ganador del sujeto.

  • Polissíndeto

Este proceso es contrario al anterior. Por lo tanto, aquí hay una repetición de una conjunción de coordinación. Este efecto se lleva a cabo para atraer la atención del lector y dar la sensación de persistencia en el texto.

  • Estaba hablando con él y seguí hablando y hablando, porque, quién sabe, empieza a entender.

2. Elementos de cohesión

Los elementos de cohesión sirven para establecer la organización del texto a través de relaciones de ideas y, así, promover un texto con unidad y no un cúmulo de puntos dispersos.

  • Conectores

Los conectores son palabras que construyen puentes entre oraciones y párrafos en el texto. Pueden indicar, por ejemplo, jerarquía, relaciones temporales, oposición.

Ejemplos

  • a) Jerarquía: “Primero”, “segundo”, “por un lado”, “por el otro”;
  • b) Oposición: “pero”, “en lugar”, “sin embargo”, “aunque”, “ahora”;
  • c) Conclusión: “en resumen”, “juntos”, “en suma”, “en consecuencia”;
  • d) Hora: “al mismo tiempo”, “siguiente”, “después”, “antes”.

Referencia

Las referencias se utilizan para crear cohesión y pueden ser de dos tipos: anafórica y catafórica.

3. Elementos retóricos

Se utilizan elementos retóricos para promover la variedad en el texto. Entre las figuras retóricas disponibles en el lenguaje podemos destacar el símil, la antítesis y la metáfora.

  • Símil

Esta es una función de comparación entre dos elementos que son similares en ciertos aspectos. A partir del símil se crea un vínculo lingüístico. Por lo general, la palabra utilizada en este proceso es “cómo”.

Ejemplo

– “Leer enseña como una escuela”.

En esta construcción se refuerza el sentido de enseñar, con ello se crea un efecto mayor que si solo se escribe “Leer enseña”.

  • Antítesis

A través de la antítesis podemos establecer una relación entre dos ideas opuestas.

Ejemplo

– “Tu alma subió al cielo
Su cuerpo bajó al mar “
(Ismália, de Alphonsus de Guimaraens)

  • Metáfora

Entre los elementos retóricos que aquí presentamos, la metáfora es la más común.

A través de este recurso, pudimos comparar dos elementos diferentes, entre los cuales existe una relación de similitud. Esta similitud puede ser subjetiva, es decir, depende del punto de vista del discurso construido.

La metáfora se usa con tanta frecuencia que a menudo la usamos en conversaciones cotidianas y ni siquiera nos damos cuenta.

Ejemplo:

– “Ella es un pájaro”.

En esta oración, la comparación del tema “ella” con “pájaro” puede dar lugar a varias interpretaciones, sin embargo, al escucharlo, es difícil entender que “ella” es un animal con alas.